miércoles, 22 de julio de 2009

ENTREVISTA a MELINDA GEBBIE

ABS: En España se conocía muy poco tu trabajo como autora de cómics, pero lo cierto es que tu trayectoria es extensa en el tiempo: en los 70’s formaste parte de Wimmen’s Comics, una revista alternativa realizada sólo por mujeres.
MELINDA: En Wimmen's Comix éramos un grupo muy reducido, una docena de mujeres aproximadamente; en comparación, una quinta parte del número de hombres que por entonces hacían ese mismo tipo de cómics. Ellos eran muchos más, unos 40, y nosotras sólo doce. Las conocí en una pequeña convención y me invitaron a participar con un par de páginas. Wimmen's Comix fue la única revista underground realizada íntegramente por mujeres, mientras que las realizadas por hombres fueron muchas más.
ABS: Buena parte de tu obra es de contenido erótico, un género tradicionalmente dominado por el punto de vista masculino. ¿Qué implica ser mujer y especializarse en el género erótico?
MELINDA: Hay similitudes entre el físico y la relación masculina con la sexualidad y el físico y la relación femenina con la sexualidad; pero la primera es una relación muy obvia y la otra oculta… un poco porque siguen su propia apariencia natural. La mujer es misteriosa y el macho, de alguna manera, tiene un comportamiento sexual muy visible. Psicológicamente, ser mujer supone una filosofía que hace que todo el tiempo intentes que te comprendan al mismo tiempo que te esfuerzas por mantener el misterio. Por tanto, nos encontramos ante una dicotomía biológica y psicológica: el hecho de expresarse sobre sí misma y el deseo de mantenerse misteriosa. Así que, en la práctica, cuando una mujer explica la sexualidad femenina está teniendo un comportamiento más propio del varón, pues esta diciendo: «mirad, así es como funciona la sexualidad femenina».
ABS: Los problemas de derechos con los personajes de Peter Pan, que en EEUU eran de dominio público pero no en Europa, han provocado una larga espera. Y una vez superado ese paso, la sombra de la prohibición y la censura ha estado presente en Francia.
MELINDA: En un primer momento Delcourt decidió no publicar Lost Girls por miedo a la nueva ley francesa que censura y prohíbe imágenes eróticas protagonizadas por menores de edad. Yo estoy de acuerdo con una ley como esa porque busca evitar la difusión de un determinado tipo de pornografía que desgraciadamente todos conocemos. Al final los editores franceses consideraron que el contenido artístico de Lost Girls justificaba su publicación. En Canadá, un país con costumbres muy estrictas en cuestiones de pornografía, especialmente la relacionada con niños o animales, el libro se publicó precisamente por su nivel artístico, y al final acabó siendo una lectura muy recomendada por los propios libreros canadienses, de la misma forma que ha sido aceptado en Gran Bretaña, donde los críticos han alabado su contenido cultural.
ABS: Para acabar, la historia justifica la ambientación art decó, pero ese estilo y otros cercanos, como el modernismo, están muy presentes en tu trabajo.
MELINDA: Me interesa mucho el arte decorativo de un determinado contexto histórico; me gusta utilizar periodos de estética hermosa y detenerme en los vestidos elegantes, las arquitecturas elegantes y, en definitiva, la vida elegante. Henry Fuseli, el pintor, dijo que mientras las líneas de la virtud son rígidas, las del placer son curvas. Y esta sutileza de la curvatura del placer me interesa porque es muy sensual. Además, creo que hoy en día la mayoría de líneas que nos rodean son rígidas.
Emm sólo decir que esta entrevista la he sacado de un blog muy chulo llamado El blog ausente y que Melinda Gebbie es la esposa de nada más y nada menos que el grandioso Alan Moore, que junto a ella trabajó en la novela grafica Lost Girls, de la cúal hablan en esta entrevista que he encontrado :D
LINKS INTERESANTES:

1 comentario:

Hellion dijo...

lo leeré , saludoss.