lunes, 30 de noviembre de 2009

MALA NOCHE


A veces lograba dormir pero a menudo no. Supongo que aún tenía mucho por hacer. Lejos, muy lejos de la que un día fue la ciudad donde vivía y ejercía de psicologo estaba y estaba dispuesto a empezar de nuevo. El viaje fue largo y aunque llegué lleno de dudas y miedos me acogieron bastante bien. Al principio todo era tan extraño, conseguir un puesto como psicologo sin tener que tener en cuenta mi historial delictivo, dormir en el propio lugar de trabajo y sobretodo poder continuar mis investigaciones sin ser vigilado. Era como un sueño hecho realidad pero yo aún me sentía inseguro, con los nervios de punta. Donde hay maleantes, hay problemas y tarde o temprano él vendría a por mí. Mi jefe me recomendó algunas pastillas, sólo para poder dormir pero yo me negué, algo me decía que debía estar alerta y así me tiraba todas las noches. Pasaron varios años y cuando por fin conseguí dormir, vinó él. Es como una maldición, tratas de huir, empezar de nuevo pero siempre va a por ti y lo revuelve todo a su paso. Yo no quería eso, un viejo amigo y compañero de celda me lo dejó bien claro:
-Crane, hagas lo que hagas, te conviertas en lo que te conviertas hay cosas que jamás se iran. Tu al igual que yo fuiste un criminal y él no puede descansar hasta que todos estemos en alguna celda.
Le pedí consejo al único guia en esa nueva etapa de mi vida, mi nuevo amigo, mi jefe, Dr Von Klauss. Lo que me dijo me dejó más tocado pero si había que defenderse, me defendí. Lo mejor fue que no estuve solo. Creo que desde ese día mi otro yo, quiere volver a hacer de las suyas. Sólo se lo permito en Halloween.

2 comentarios:

lidia dijo...

me gustan tus relatos...son buenos,
un abrazo
lidia-la escriba
www.deloquenosehabla.blogspot.com

Prince Okami D'aria †Blood Varney† dijo...

interesante, le faltó sangre al relato, un poco de sadismo, y una pisca de necrofilia jejeje

saludos.
buen texto.



Prince.